Subscribirse: Articulos | Comentarios

Elecciones: agrupaciones electorales

0 comentarios
Elecciones: agrupaciones electorales
 

Con esta entrada comenzamos la serie “píldoras” elecciones 2015 y nuevas corporaciones locales con el fin de compartir materiales y problemas que puedan ayudar al quehacer diario de los empleados públicos.

     Dada la importancia que van a tener las agrupaciones electorales, impensada hasta el momento, por la concurrencia de agrupaciones afines a partidos que por diferentes motivos no quieren desgastar su “marca política” a nivel local, la Junta Electoral Central ha vuelto a pronunciarse sobre el procedimiento de recogida de las firmas de los electores que avalen la candidatura para que tenga validez a efectos de su acreditación/autentificación. Y principalmente sobre si las citadas firmas debían realizarse en presencia física indelegable del Notario o del Secretario Municipal, lo representaba un problema no menor, y que algún Secretario a sufrido en propias carnes.

      Desde la Sentencia del Tribunal Constitucional de 25 de mayo de 1999 (rec. 2173/1999) la cuestión debería de haber quedado clara, al señalar esta:

“En corroboración de lo expuesto. no cabe ignorar que, como consta en las actuaciones, el propio Secretario que expidió la certificación cuestionada emitió una ulterior de carácter aclaratorio, con fecha 20 May. 1999, mediante la cual precisó: «Que por esta Secretaría, para la elaboración de la certificación antes señalada, se tuvo en cuenta la relación de las personas que avalan la candidatura junto con las correspondientes copias de los DNI de cada uno de los avalistas firmantes y, que se encontraban adjuntos a la referida relación, conjuntamente con la comprobación exhaustiva del censo electoral de Vilanova del Camí contrastándose ambos documentos».

Tal especificación acredita que las firmas que avalaban la candidatura rechazada fueron contrastadas con las que figuraban en las copias de los correspondientes DNI aportados con la relación, por lo que no cabe negar que se produjo la requerida autenticación de las firmas recogidas por la agrupación electoral, dándose así cumplimiento al requisito contenido en el mencionado art. 187.3 de la LOREG”.

    Pero lo cierto es que tanto la JEC como los comentarista y revistas jurídicas no asumían tal claridad (vease Consulta 1170/2007) de El Consultor.

     No obstante ahora la JEC en su acuerdo de 11 de febrero de 2015 señala con claridad

1. La Junta Electoral Central tiene reiteradamente declarado lo siguiente: “Los electores que con su firma pretendan avalar o presentar una candidatura por el cauce establecido en el artículo 187.3 LOREG, en relación con los artículos 44.1 y 46.8 del citado texto legal, pueden llevar a cabo su propuesta estampando sus firmas en un documento al efecto en el que figuren, al lado de cada una de aquéllas, el nombre y apellidos del elector y el número, lugar de expedición y fecha del DNI. En todo caso la identidad de los firmantes habrá de acreditarse mediante acta notarial o por el Secretario de la Corporación municipal, o quien ocupe tal plaza aunque no sea en propiedad, quienes dan fe de la autenticidad de las firmas e identidades.

A la luz de lo dispuesto por la Sentencia del Tribunal Constitucional 87/1999, de 25 de mayo, para cumplir con el requisito de autenticación de firmas el fedatario municipal debe efectuar “en primer término el oportuno cotejo de las firmas que avalan la candidatura “que habrán de ser contrastadas con las que figuran en las copias de los correspondientes DNI aportados-, para, acto seguido, dar fehaciencia de la inclusión o inscripción de los firmantes en el censo electoral del municipio” no siendo, por tanto, necesaria, a tenor de la citada Sentencia constitucional, la comparecencia de los avalistas de una candidatura ante el fedatario público.” (Ac. de 25 de abril de 2003, de 16 de febrero de 2006 y de 14 de abril de 2011).

2.- La fotocopia del DNI es un instrumento que puede permitir al Secretario del Ayuntamiento o al Notario el cotejo de las firmas que avalan la candidatura. No obstante, si ese cotejo de firmas suscitara dudas en el fedatario público, éste podrá exigir la comparecencia personal del avalista para dar fe de la autenticidad de su firma e identidad.

    No obstante, a la vista del texto literal del Acuerdo que exige “un documento al efecto en el que figuren, al lado de cada una de aquéllas, el nombre y apellidos del elector y el número, lugar de expedición y fecha del DNI”, surge la pregunta: ¿dónde apareecen el lugar de expedición y fecha del DNI?

   Y para complicarlo más, el modelo oficial no responde a los requisitos marcados por la JEC, quizá porque  han hecho corta/pega o quizá porque no han analizado el DNI actual para saber qué datos tiene.

      En fin, simplificando: utilizar el modelo oficial.

      Más información en el documento elaborado por la Junta Electoral Central que se puede consultar aquí.

Compartir Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>