Subscribirse: Articulos | Comentarios

Reconocimiento compatibilidad policía local

0 comentarios
Reconocimiento compatibilidad policía local
 

La degradación de las condiciones laborales de los empleados públicos empieza a tener  efectos “sociológicos”. Lo que comenzó el EBEP fue el inicio. Efectivamente su  Disposición Final 3ª sentaba las bases de la eliminación de la incompatibilidad por causas económicas, de tal forma que:

  “puede decirse que, a día de hoy muchos empleados públicos -los que no perciban  específico que incluya factor de incompatibilidad- tienen derecho, dentro de los márgenes  y límites de la Ley a la compatibilidad. A estos efectos, ha de tenerse en cuenta que la compatibilización de su trabajo en el sector público con el desarrollo de actividades privadas -otro caso son las públicas- es un verdadero derecho subjetivo. En todo caso, habrá que estar a la RPT que, por lo general no contemplará el factor de incompatibilidad en la mayor parte de los puestos, por la sencilla razón de que, hasta el momento, la incompatibilidad económica dimanaba directamente de la Ley  y no era necesario retribuirla. De aquí en adelante si se quiere generar esa incompatibilidad habrá que pagarla, sin que a estos efectos sirvan retribuciones pírricas o meramente decorativas

      Ahora, la Sentencia de 19 de marzo de 2014, dictada por el Juzgado de lo contencioso administrativo nº 7 de Barcelona, reconoce el derecho a la compatibilidad de un policía local, eludiendo la prohibición absoluta de compatibilidad para los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, con base en criterios sociológicos:

Pero evidentemente, cuando las retribuciones de los funcionarios son usadas, congeladas y reducidas por los Gobiernos de la Nación como un elemento más de política económica, ya no puede seguir sosteniéndose una  aplicación a rajatabla de normas como la Ley de Incompatibilidades de 1984, porque los presupuestos de los que la misma parte no existen en la realidad de la actual función pública española. Lo que no pueden pretender las distintas Administraciones públicas es tener a un personal al cual se le está exigiendo cada vez más pagándole menos, y mantener a su vez un régimen de incompatibilidades que resulta (valga la redundancia) incompatible con la realidad social actual“.

    Y concluye: “como dice el refrán castellano, estamos ante la situación del perro del hortelano, que ni come la hierba ni deja comerla”.

    Si la Administración quiere incompatibilizar a sus empleados, puede: pagando tal limitación mediante la correspondiente elevación del específico aplicando el factor correspondiente, contemplándolo en la RPT.

Compartir Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>